miércoles 22 marzo, 2023

Passio Christi

Jesús era un campesino judío. Nacido en Palestina en el siglo primero de nuestra era. Su espiritualidad estaba alimentada por las escrituras hebreas y por su confianza en Dios como Padre (Abba).

¿Qué es lo más digno de ser recordado de su personalidad?

¿Cuál fue el secreto de su extraordinaria vida y de su muerte?

 Responder a estas preguntas, a pesar de que Jesús no escribió nada, no es una tarea imposible. Tenemos una cantidad de información sobre el tiempo en que vivió y la impresión que produjo en muchas personas. Muy amado por muchos y muy odiado por otros.

La exposición Passio Christi (Pasión de Cristo) procura responder a estas preguntas. Lo haremos siguiendo cuatro hilos conductores que nos hablan de él:

  • La impresión que produjo en apóstoles y discípulos: Relatos evangélicos de la Pasión, Muerte y Resurrección y resurrección.
  • Imagen que de Él nos presentan los escultores de los siglos del XVI al XXI. (Imaginería pasional de la Parroquia de la Trinidad).
  • Contexto geográfico e histórico de su tiempo. (Murales de Palestina de hoy que nos remiten al tiempo en que vivió el Nazareno).
  • La fe en su persona vivida y celebrada durante seiscientos años en el Templo de la Santísima Trinidad de Alcaraz.

Algún autor moderno dice que Jesús asumió el papel de cordero que se ofrece…Desde el punto de vista humano, Jesús fue un fracasado, y así encontramos que lo arrestaron, lo acusaron, lo ejecutaron, le dieron sepultura y al tercer día Dios lo hizo ver a María Magdalena, a más mujeres, a Juan, a Pedro, a los discípulos…

“Quien salve su vida la perderá.

Quién pierda su vida por mí y por el reino la salvará”.

La exposición consta de ocho escenas: La oración en el huerto, la flagelación, Jesús con la cruz a cuestas, el encuentro con la Verónica y las mujeres, la crucifixión, la piedad o Jesús en brazos de su madre, la sepultura y la resurrección.

Todas las escenas contienen cuatro elementos:

  • Los testimonios y las experiencias que de la pasión, muerte y resurrección nos han trasmitido los evangelistas.
  • La imaginería pasional de los siglos XVI al XXI, en donde aparecen los rostros, los ropajes, las miradas, las manos, que expresan la mística propia de Jesús que los escultores nos han querido comunicar.
  • Aparecen ocho murales o fotos de lugares por donde Jesús vivió su pasión: El monte de los olivos, el cenáculo, las calles de Jerusalén, el tribunal de Pilatos, tumbas judías el S. I, la Basílica del Santo Sepulcro.

Todo ello parece detalles insignificantes, pero no lo son. Son los datos de una historia concreta de una persona que se entrega voluntariamente, en un tiempo y en un espacio determinado. No es un mito. Es una historia de amor y de entrega, de muerte y de vida. Es una historia de un sí al Padre Dios; de un sí a todos los hombres y mujeres; de un sí que quiere arrancar muchos síes para hacer un mundo mejor donde crezca la fraternidad y la esperanza.

  • Finalmente está el espacio que acoge la “Passio Christi”, la iglesia gótica de Trinidad. Son seiscientos años de fe vivida y celebrada; Son seiscientos años que han marcado la cultura, las costumbres, los valores de esta zona serrana. La misma arquitectura gótica nos invita a mirar para arriba y contemplar la clave de la Trinidad como misterio de vida y de amor, escoltada por el tetramorfo, los cuatro evangelistas que nos trasmiten las impresiones y experiencias de los que estuvieron con Jesús.
Passio Christi

Publicado: miércoles 22 marzo, 2023

visitas: 652

Jesús era un campesino judío. Nacido en Palestina en el siglo primero de nuestra era. Su espiritualidad estaba alimentada por las escrituras hebreas y por su confianza en Dios como Padre (Abba).

¿Qué es lo más digno de ser recordado de su personalidad?

¿Cuál fue el secreto de su extraordinaria vida y de su muerte?

 Responder a estas preguntas, a pesar de que Jesús no escribió nada, no es una tarea imposible. Tenemos una cantidad de información sobre el tiempo en que vivió y la impresión que produjo en muchas personas. Muy amado por muchos y muy odiado por otros.

La exposición Passio Christi (Pasión de Cristo) procura responder a estas preguntas. Lo haremos siguiendo cuatro hilos conductores que nos hablan de él:

  • La impresión que produjo en apóstoles y discípulos: Relatos evangélicos de la Pasión, Muerte y Resurrección y resurrección.
  • Imagen que de Él nos presentan los escultores de los siglos del XVI al XXI. (Imaginería pasional de la Parroquia de la Trinidad).
  • Contexto geográfico e histórico de su tiempo. (Murales de Palestina de hoy que nos remiten al tiempo en que vivió el Nazareno).
  • La fe en su persona vivida y celebrada durante seiscientos años en el Templo de la Santísima Trinidad de Alcaraz.

Algún autor moderno dice que Jesús asumió el papel de cordero que se ofrece…Desde el punto de vista humano, Jesús fue un fracasado, y así encontramos que lo arrestaron, lo acusaron, lo ejecutaron, le dieron sepultura y al tercer día Dios lo hizo ver a María Magdalena, a más mujeres, a Juan, a Pedro, a los discípulos…

“Quien salve su vida la perderá.

Quién pierda su vida por mí y por el reino la salvará”.

La exposición consta de ocho escenas: La oración en el huerto, la flagelación, Jesús con la cruz a cuestas, el encuentro con la Verónica y las mujeres, la crucifixión, la piedad o Jesús en brazos de su madre, la sepultura y la resurrección.

Todas las escenas contienen cuatro elementos:

  • Los testimonios y las experiencias que de la pasión, muerte y resurrección nos han trasmitido los evangelistas.
  • La imaginería pasional de los siglos XVI al XXI, en donde aparecen los rostros, los ropajes, las miradas, las manos, que expresan la mística propia de Jesús que los escultores nos han querido comunicar.
  • Aparecen ocho murales o fotos de lugares por donde Jesús vivió su pasión: El monte de los olivos, el cenáculo, las calles de Jerusalén, el tribunal de Pilatos, tumbas judías el S. I, la Basílica del Santo Sepulcro.

Todo ello parece detalles insignificantes, pero no lo son. Son los datos de una historia concreta de una persona que se entrega voluntariamente, en un tiempo y en un espacio determinado. No es un mito. Es una historia de amor y de entrega, de muerte y de vida. Es una historia de un sí al Padre Dios; de un sí a todos los hombres y mujeres; de un sí que quiere arrancar muchos síes para hacer un mundo mejor donde crezca la fraternidad y la esperanza.

  • Finalmente está el espacio que acoge la “Passio Christi”, la iglesia gótica de Trinidad. Son seiscientos años de fe vivida y celebrada; Son seiscientos años que han marcado la cultura, las costumbres, los valores de esta zona serrana. La misma arquitectura gótica nos invita a mirar para arriba y contemplar la clave de la Trinidad como misterio de vida y de amor, escoltada por el tetramorfo, los cuatro evangelistas que nos trasmiten las impresiones y experiencias de los que estuvieron con Jesús.